Buscar
  • Yalentay

Pérdida de audición, Como Síndrome Geriátrico



Variables psicosociales asociadas a la pérdida de audición como síndrome geriátrico.


■ El concepto de síndrome geriátrico hace referencia al conjunto de cuadros originados por la conjunción de una serie de enfermedades que alcanzan una enorme prevalencia en las personas mayores, origen en muchos casos, de incapacidad funcional o social.


■ El déficit auditivo remite a un síndrome geriátrico acusado, que incide en la calidad de vida y el bienestar de las personas mayores, aumentando no solo su grado de dependencia al reducirse las habilidades en las actividades de la vida diaria (AVD), pero no solo es afectación a nivel funcional, sino también a nivel psicológico y social al producirse en muchos casos aislamiento, falta de comunicación, soledad y por ende ansiedad y depresión.


■ Es una realidad que los avances en las condiciones sanitarias y socioeconómicas han incrementado la esperanza de vida y el número de personas mayores, sin embargo, las alteraciones de la salud en relación con la edad siguen aumentando, siendo el déficit sensorial auditivo una de las más frecuentes, cerca de un 25% de las personas de 65-74 años y hasta el 50% de los mayores de 75 años sufren una pérdida de audición.


■ Algunas investigaciones ponen de manifiesto que el deterioro auditivo correlaciona positivamente y se convierte en un factor de riesgo del deterioro cerebral. Algunos estudios demuestran que cierto tipo de pérdida auditiva pueden llevar también a sufrir pérdidas de memoria, comprensión de la información, atención y problemas de pensamiento, que denominamos deterioro cognitivo leve. La razón sería que la actividad cerebral disminuye con un input audiológico reducido y que el cerebro es como un músculo que necesita ser usado y entrenado para seguir trabajando adecuadamente.


■ Cuando se experimentan dificultades auditivas, existe un déficit de ingreso de información en el cerebro a través del nervio auditivo, el cual comienza a debilitarse, esto obliga al área del cerebro que procesa la entrada sensorial, como el sonido, a trabajar más duro para dar sentido a lo que se escucha. Estos modelos acuerdan que la debilidad de esta área compartida del cerebro está relacionada con la demencia y la enfermedad de Alzheimer. No obstante se debe señalar, que en algunas ocasiones se confunde el deterioro cognitivo subclínico con una pérdida leve de audición, y existe el riesgo de que una sordera moderada o leve pueda estar sobre-diagnosticada en las personas mayores, y de ahí la importancia de la detección y evaluación de dichos síntomas.


Créditos: geriatricarea.com



10 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo